CAP II

                                                           LA FE DE LOS MARTIRES

Comenzarían grandes acontecimientos a realizarse así dejo dicho el Señor Jesucristo desde el momento que  el fuera quitado de la tierra, señales proféticas ya se habían cumplido en la desolación de JERUSALEN, y vendrían otras mas en tiempos postreros, que tendrían que ser cumplidas en el reloj profético de estos tiempos.

Palabras ya escritas fijadas en la Biblia como eventos enmarcados como señal desde el Monte de los Olivos ya el Señor Jesucristo visiono tormentas desoladoras que estarían en cada uno de los discípulos, persecución por causa de la predicación de la palabra, medidas de reprensión contra la iglesia de Dios.

A los discípulos tocaría transitar humillación, escarnio y muerte así como le aconteció al hijo de Dios; ellos serian mártires a causa del Señor Jesucristo, la misma oposición que existía contra el hijo de Dios pasarían quien creyera en su nombre.

Como dueño de la tierra y con poder el diablo se ensaño contra todo aquel creyente ,azotes, vituperios ellos, eran despojados de sus bienes y echados de sus posesiones ;había comenzado la persecución de los cristianos, muchos dieron sus vidas y marcaron testimonio de sus creencias, cárceles, prisiones muerte sin misericordia era sobre todos.

Estas persecuciones comenzaron bajo el mando de Nerón, se levantaron falsos testimonios y acusaciones, eran señalados de los peores crímenes, siendo condenados como rebeldes contra el imperio, vivían lo peor eran lanzados a perros para comerlos, también eran echados a las fieras para ser devorados, quemados vivos.

Eran a menudo el entretenimiento en anfiteatros como modo de diversión en las fiestas populares gran muchedumbre  aplaudían, daban de risas, eran espectadores de tal aberración contra los cristianos.

Los discípulos perseguidos a mansalva sin piedad eran asediados obligándolos a buscar escondite por montañas, cuevas, lugares desolados, túneles, excavaciones, fueron realizadas en las afueras de Roma allí enterraban a sus muertos, esos serian sus hogares hasta el momento de la redención y el sonar de trompetas, pues de allí también vendrán los muertos en Cristo.

Siempre prevaleció la fe a pesar de todas las privaciones que tendrían, guardaban la esperanza y eso era para ellos como un rayo de luz en medio de tanta oscuridad.

Las pruebas y las persecuciones solo eran escalafones para aguardar la llegada y con El la recompensa que les esperaba en el Reino de los Cielos.

Lo que los mantenía en pie era cada promesa de su Maestro cuando les enseñaba: “Gózate si eres pasado por pruebas, el galardón te espera.”

Aun en medio de la tribulación cantaban himnos, así fuesen quemados vivos su mirada no se apartaba de Dios y allí sucumbiendo en la muerte miraban los cielos veían ángeles y recordaban estas palabras: Se fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida (Apocalipsis2:10).

Insustanciales esfuerzos de Satanás por destruir la iglesia de Cristo muchos eran los que soportaban la prueba y morían en la verdad que es Cristo Jesús, siendo sacrificados pero su obra siempre seguía adelante y hoy se mantiene en este siglo.

Miles de cristianos eran encarcelados y otros miles le remplazaban quedaban afirmados en Cristo y asumidos como conquistadores del Reino de Dios; habían peleado la buena batalla y recibirían la corona de gloria cuando Cristo viniese, y donde menos se esperaba la influencia de Satanás perdía fuerza, ya que muchos aceptaban a Cristo y se alistaban en su tropa.

Siendo espectador de los acontecimientos el diablo viendo que por medio de la violencia no hubo el resultado esperado cesa la persecución, y usa artimañas para lograr su cometido seducir la humanidad a través de la idolatría, muchos aceptaban a Cristo pero no veían la necesidad de cambiar su corazón ya que no eran convencidos de sus pecados.

Poco a poco Satanás se introduciría en la iglesia quebrantando la fe cristiana arraigada solo en Jesucristo, la religión cristiana fue corrompida, discípulos unidos en idolatría, se extinguía la iglesia perdía su integridad; sin embargo creyentes se mantenían firmes en sus preceptos y no se dejaron desviar de la verdad que ya conocían.

Entre los que proclaman la palabra del Señor se nota gran división ya que unos siguen mandamientos y tratan de obedecerlos corrigiendo sus errores y otros que se rehúsan a ser transformados por la palabra por que ya traen un modo de vida.

Se ha de ejemplificar que en tiempos de Jesucristo el Señor enseñaba a personas carentes de muchas cosas, se ha de resaltar entre los doce (12) discípulos estaba Judá quien fue traidor; sin embargo estuvo al lado de Jesús mirando cada ejemplo en su carácter manso y humilde; era su decisión de cambiar o ser el mismo.

Otro ejemplo palpable en la escrituras el de Ananías y Safira pretendían engañar a todos haciendo creer había un sacrificio completo a Dios, estos acariciaban la iniquidad, guardaban parte de la ofrenda, pero ante todo cobra valor el discernimiento de espíritu de Dios en los asuntos de la iglesia, revelando a estos engañadores y aplicando sobre sus vidas juicio.

Esto trajo para la iglesia que muchos que también hacían lo mismo enmendaran su camino ya viendo cual seria su fin el mismo que aquellos que robaron a Dios.

Pero al cesar aquello se fueron integrando personas menos sinceras y de poca integridad, dando así paso a la entrada del adversario a la iglesia. Este se mostraba contento ya que había logrado engañar a muchos al unirse  con los paganos induciéndolos a perseguir a los que eran fieles a Dios.